Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
FADEC - Federación Andaluza de Deporte para Ciegos

Sergio Gallardo, jugador de goalball: “Eliminaría los prejuicios de la sociedad”

Yusuf Hnich | Sergio Gallardo Ruz, 20 años.  Es natural de Benacazón, un pequeño pueblo de unos siete mil habitantes situado a veinticinco kilómetros de la capital hispalense. Tras pasar parte de su infancia en el colegio de la ONCE en Madrid, ahora se encuentra en Sevilla realizando el grado medio de TECO. Fan incondicional de su Real Betis Balompié, le encanta pasar tiempo con sus amigos o consumir la nueva plataforma online, Netflix. Lisboa, Madrid o Sevilla han sido algunos de los sitios en los que se ha forjado como jugador de Goalball. «Cuando estás ahí, en la pista, no piensas en nada de lo que te rodea», afirmaba Sergio orgulloso de ser deportista asiduo.

El jugador de Goalball Sevilla, Sergio Gallardo

Haznos una pequeña introducción de tu vida para que te conozcamos mejor

Vengo de Benacazón, que es un pueblecito de aquí de Sevilla, actualmente tengo veinte años y estoy estudiando el TECO (Grado medio de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte), solamente me quedan hacer las prácticas y ya lo finalizaría.

¿Qué tipo de discapacidad visual tienes exactamente?

Tengo una catarata congénita –cuando una persona nace un cristalino opaco y no le permite ver- y un glaucoma, vamos que yo nací ciego y mi madre se dio cuenta. A raíz de ello, me han hecho bastantes operaciones hasta el momento y consiguieron salvar el ojo derecho, pero en cambio, el izquierdo no fue posible salvarlo y lo que tengo ahora mismo es una prótesis. Veo bien por el ojo derecho, pero por el izquierdo nada.

¿Te has sentido diferente por el hecho de ser discapacitado?

Sí, además yo cuando era pequeño tenía el ojo izquierdo más ‘gordete’ (se ríe) y siempre te hacían las típicas bromas. Al principio me afectaba más, pero una vez que comencé a estudiar la E.S.O. le di un poco menos de importancia, pasaba mucho de la gente que podía reírse de mí. Los niños, al fin y al cabo, no tienen mucho uso de razón cuando son pequeños y es muy normal que se dé el acoso escolar.

¿Te has encontrado con alguna barrera a la hora de intentar encontrar trabajo?

Pues la verdad que no, tampoco he tenido muchos trabajos pero no me he encontrado con muchos problemas a la hora de buscar trabajo. Por ejemplo, he estado trabajando como socorrista y ahora estoy haciendo las prácticas con la ONCE, donde estoy muy contento.

Estás realizando el grado medio en Educación Física, ¿a qué te gustaría dedicarte en un futuro?

Me gustaría hacer el superior y después estudiar alguna carrera, aún no sé cuál exactamente pero me gusta mucho el grado de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y el grado de Fisioterapia. Pero sí, me gustaría poder estudiar alguna carrera porque nunca he tenido el hábito de estudiar y la verdad que ahora estoy muy metido en los estudios con una nota media alta. Me gustaría, en un futuro, poder ser profesor de Educación Física y dedicarme a la docencia.

Sergio Gallardo, posando con la camiseta de su actual club, Goalball Sevilla

Eres jugador de goalball en el equipo de Sevilla y has jugado en la selección española junior, ¿puedes explicarnos un poco en qué consiste este deporte para los que no los conozcan?

Lamentablemente, he tenido que dejar de ir con la selección porque tienes que pasar un reconocimiento internacional visual para poder jugar y yo no lo pasé. Dependiendo de tu capacidad visual, de menor a mayor visión, debes estar entre B1, B2 ó B3. En mi caso, los resultados me dieron como B4, lo que significa que tengo una visión ya considerable. Pero realmente da igual porque juegas con unos parches, pero no voy a poder seguir asistiendo con la selección.

El Goalball es un deporte que se juega con dos porterías de nueve metros de largo y un metro y medio de alto, el balón pesa aproximadamente sobre un kilo y medio, se juega tres contra tres y el balón normalmente debe ir por el suelo. Se puede disparar con bote, llevas los ojos tapados y detectas el balón por sonido porque lleva cascabeles. La verdad que está creciendo poco a poco, por ejemplo en Portugal está creciendo mucho con los equipos del Sporting de Lisboa y Oporto, están comenzando a hacer una especie de ‘Súper Liga’.

¿Cómo nace tu interés por el goalball?

Porque en mi caso, yo no estudiaba de pequeño y mis padres me mandaron al colegio de la ONCE en Madrid, me gustaba vivir allí, aunque me quedo con Sevilla (risas). Nuestro profesor de Educación Física hizo un torneo que ganó mi clase y fue entonces cuando conocí a Javier Serrato, entonces cuando llegué a Sevilla me puse en contacto con él para poder jugar y la verdad que me gustó mucho el deporte, por eso me quedé.

¿Qué se siente al vestir la camiseta de tu país? ¿Cómo recibiste la llamada del seleccionador por primera vez?

El momento en el que contactó conmigo el seleccionador, Paco, fue bastante curioso, yo venía de entrenar en el bus dormido y recibo un mensaje de él preguntándome si podía asistir a la convocatoria. No sé me ocurre otra que decirle que “no sé, tengo que mirar la agenda”, y tal como le contestó me vuelvo a dormir y a los cinco minutos me levanto pensando en lo que le había dicho, como si el mensaje que me hubiera mandado hubiese sido un sueño. Me asusté bastante porque no era consciente de lo que le había dicho, pero al final le confirmé mi asistencia y quedó en anécdota.

El hecho de ponerme la camiseta de la selección fue muy emotivo, y además, en el primer torneo que fui conseguí ser el máximo goleador, fue increíble.

El parque de los Perdigones fue el lugar elegido para la entrevista con Sergio

¿Piensas que el equipo de Goalball Sevilla es el mejor club para crecer ahora mismo? ¿o existe otro en el que mejorarías más cómo jugador?

Pues ahora mismo estoy muy bien, pero es cierto que estoy en negociaciones con el Sporting de Lisboa porque jugué antes allí. Pero es cierto que en Sevilla estamos en una dinámica en la que conseguimos más cosas y mejores. Cada año hemos ido consiguiendo cosas de mayor importancia que el año anterior, por lo que estoy creciendo mucho como jugador aquí.

¿Cuántas horas le dedicas diariamente al goalball?

Pues le puedo dedicar unas cinco horas aproximadamente a la semana sin contar las sesiones de gimnasio que también hago durante el día. De vez en cuando suelo jugar a fútbol con los amigos.

¿Y de qué equipo eres?

Del Betis (se ríe). Nos quedan unas semanas complicadas por delante después de perder el derbi contra el Sevilla.

¿Qué supone el deporte para ti?

Me ayuda muchísimo a desahogarme, desestresarme y desconectar de toda la rutina. Cuando estás ahí, en la pista, no piensas en nada de lo que te rodea como pueden ser los estudios o cualquier problema que tengas fuera. Además, transmite muchos valores para la vida diaria.

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

Pues me gusta mucho pasear, salir con mis amigos o quedarme en casa viendo Netflix. Soy más de películas que de series, aunque es cierto que últimamente con esto de las series que han aparecido como ‘La Casa de Papel’, por ejemplo, estoy consumiendo más series.

Un referente

La verdad que referente no tengo a nadie. Nunca he querido compararme a alguien, siempre he querido ser yo mismo. Admiro cosas de ciertas personas, pero esa persona tiene otros aspectos que no me llaman mucho la atención, por ello quiero ser yo mismo.

Has sido subcampeón del Malmo Open, campeón de la Copa Andaluza en numerosas ocasiones, subcampeón de España, etc,¿Con qué momento de tu carrera te quedarías y con cuál no?

El mejor momento de mi carrera fue cuando nos clasificamos, aquí en Sevilla, para el Campeonato de España. Faltaba solo un equipo por clasificarse y en el partido en el que nos la jugábamos íbamos empatados y conseguí meter dos goles en prácticamente tres minutos para clasificarnos a la final. No había el pabellón tan lleno en mi vida. Fue una experiencia inolvidable.

Y borraría de mi mente un percance que tuve con mi entrenador cuando jugaba en Madrid. Normalmente, siempre juego de lateral izquierdo o central, pero casi nunca de lateral derecho. Teníamos un partido controlado y comenzaron a meternos goles, entonces mi entrenador pidió tiempo muerto y comencé a encararme con mi entrenador porque no compartía lo que me decía, pero luego en frío me disculpé con él y quedó solo en eso. Pero bueno, lo que pasa en la pista se queda en la pista.

Sergio, feliz durante la sesión de fotos de la entrevista

¿Qué mejorarías del mundo actual en el que nos encontramos?

Cambiaría los prejuicios que tiene la sociedad ante ciertas personas. Por ejemplo, en la formación que estoy haciendo, muchas personas cuando te ven empiezan a pensar una cosa sobre ti, que después una vez que te conocen, piensan totalmente lo contrario de ti.  Las redes sociales también están haciendo mucho daño. Por lo tanto, quitaría los prejuicios negativos hacia las personas.

Por último, ¿qué mensaje le mandarías a todos esos niños que no tienen el deporte como algo cotidiano en sus vidas?

Hay una cosa que se está perdiendo, que es ver a los niños jugando en la calle. Hay tiempo para todo, así que los animo a practicar cualquier deporte porque conocemos mucha gente que luego se convierten en amigos para toda la vida y eso no te lo da nada.

Eventos programados

No hay nuevos eventos.


  • Junta de Andalucía

  • ONCE

  • Grupo ABADES